07/26/08
  Perspectivas  
   
ARRENDATARIO CONVERTIDO EN PROPIETARIO
"Andrew" es un padre soltero con dos niños en casa. Durante varios años la familia rentó una pequeña casa con dos recámaras, un baño, una cocina y una sala. La renta de Andrew a menudo fue dispensada a cambio de trabajo de rehabilitación en la casa, la cual estaba en necesidad de reparación, pero era una construcción sólida en un vecindario calmado. Andrew mencionaba que le gustaría comprar la casa si estuviera en venta. Para su sorpresa, el propietario no sólo estaba interesado en venderla, sino que hizo unas llamadas y eventualmente conectó a Andrew con CHRA. Andrew no tenía deudas, por lo tanto su historial crediticio no presentaba problemas. Un asesor de CHRA le explicó cómo usar crédito alternativo para documentar su buen historial de crédito. Andrew calificó para un préstamo especial y recibió asistencia para el enganche mediante un programa con fondos de City of Phoenix Community Development Block Grant (CDBG).

Desde 1999, Andrew se convirtió en dueño de la casa y no reporta problemas con la casa ni con la propiedad. No ha hecho refinanciamiento, aunque ha considerado esa posibilidad.

Dice Andrew que el aspecto más complicado de ser dueño de una casa es el mantenimiento, y el aspecto más satisfactorio es “el poseer mi propia casa.” Afirma que aún está “remodelando” y espera terminar dentro de otro año y medio. Agrega que la asesoría en la precompra fue sumamente útil ya que lo puso en la vía correcta y con consejos importantes durante el proceso. Lo más importante que aprendió de las asesorías fue el cómo compilar un crédito alternativo.

CONFIANZA EN SÍ MISMOS
"Rose y Tom" originalmente acudieron a CHRA en 1998 y aunque no tenían adeudos, sólo pudieron calificar para $48,500 con un 7.5% de tasa de interés. Decidieron esperar hasta que Tom consiguiera un aumento, logrando que su salario anual fuera de $18,000. Volvieron a CHRA en 1999, con el Programa City of Phoenix First-time HOMEbuyers, y pudieron adquirir una residencia de $71,000, necesitando $10,000 en reparaciones. La familia, incluyendo cuatro niños, ahora ha estado viviendo en su hogar desde hace cinco años, no ha refinanciado y no tiene problemas con la propiedad. Rose y Tom han encontrado que la responsabilidad del mantenimiento de la casa y el patio son los aspectos más difíciles de poseer una propiedad.

También sienten que han cambiado de “clase baja” a “clase trabajadora” y están pagando todo ellos mismos, sin depender ya de asistencia pública. El aspecto más sorprendente de poseer una casa es que es un sueño convertido en realidad, pero también se han dado cuenta que quieren más y, de vez en cuando, han considerado venderla y cambiarse.

Cuando se les preguntó de qué manera ha cambiado su vida familiar el poseer una casa, contestaron que sus hijos están creciendo con los mismos amigos y agregan que su hija mayor, que recientemente se graduó de preparatoria, obtuvo mención honorífica en ROTC y recibió una beca militar.Dijeron que el matrimonio los solidificó pero el ser dueños de una casa fortaleció su relación. Rose ha regresado a la escuela para obtener un título como trabajadora social. Para Rose, uno de los aspectos más valiosos de la asesoría en la precompra fue “el no tener miedo”. La pareja dijo que ya antes eran buenos para los presupuestos, pero encontraron muy útil el saber, paso a paso, qué es lo que ocurriría durante el proceso. Dicen que el aspecto más satisfactorio de ser dueños de una casa es la confianza en sí mismos que han ganado y el establecer un historial positivo de crédito. De hecho, ahora tienen una clasificación de crédito por arriba de 700.

SUEÑOS HECHOS REALIDAD
"Charles" se acercó primero a CHRA en 2000. Había trabajado en la misma compañía durante 21 años y rentado el mismo apartamento por ocho años, tenía $2,500 en ahorros y no hacía uso de crédito pero tenía crédito alternativo excelente, sin deudas. Sin emabrgo, su ingreso por hora era poco más de $8. En 2001, CHRA se enteró que Community Housing Partnership tenía un condominio de 997 pies cuadrados por $29,900 con una mensualidad de propiedad por asociación de $105. Charles pudo comprar la unidad con financiamiento especial del Banco Harris Trust. Las especificaciones del préstamo no requerían de un enganche y Charles recibió una oferta por abajo del precio del mercado y sin seguro hipotecario. Charles no podía creer que por fin había tenido fortuna…algo que sentía que nunca había tenido antes.

Ya ha estado en su hogar durante tres años y no ha hecho refinanciamiento. Afirma que logró un muy buen trato y que podría vender al doble de lo que pagó pero que no piensa cambiarse. Ha reemplazado el tanque de agua caliente y la unidad de aire acondicionado y que fuera de eso no ha tenido ningún problema. Dice que el aspecto más difícil de ser propietario han sido los aumentos en los costos de la asociación. El aspecto más satisfactorio es el sentirse propietario porque pensó que eso nunca lo iba a lograr. Lo que más lo sorprende es el volumen de solicitudes que ahora recibe para comprar una casa y se pregunta “¿Dónde estaban cuando yo quería comprar?” Cree que la asesoría en la precompra realmente le ayudó y fue muy importante para señalar las necesidades para resolver su estatus marital y prepararlo para convertirse en propietario al orientarlo para desarrollar un crédito alternativo.

« volver a Perfiles de Clientes y Perspectivas